Destino

Caminante no hay camino, se hace camino al andar.

Antonio Machado

destino-1

Hola a todos un día más desde Alemania.

Espero que no se os esté haciendo la semana muy larga. Hoy vengo a hablaros de el destino, creo en él, y creo que todos tenemos una misión y que por algo estamos en el mundo. (Sé que algunos pensaréis ahora mismo que menuda friki soy) pues sí, lo soy, aclarado esto sigo. Pienso que, con nuestros actos y decisiones, nosotros mismos nos labramos un destino y que cada ser de este planeta está exactamente donde tiene que estar y hace exactamente lo que tiene que hacer, esperar a su destino, esperar su turno. Yo nunca pensé que me quedaría a vivir en Alemania y así ha sido, el destino tiene algo preparado a mí y estoy expectante de ver que me espera.

Bien, cuando llegué aquí a la ciudad de Freiburg de la que ya os he hablado, pensé que todo iba a ser color de rosa, que no me costaría tanto adaptarme por que ya venía preparada de casa, ya sabía hablar alemán, (o eso pensaba yo). Una vez leí una frase y decía: Vivir en el extranjero es como no ver una serie que todo el mundo sigue. Es así y doy fe de ello, se habla de otras cosas, la cultura es muy diferente, los horarios y el humor por supuestísimo. Yo tuve dentro de lo que cabe suerte al mudarme a una ciudad universitaria, en la que hay mucha gente joven y personas de cada parte del mundo. De hecho las mejores personas que he conocido aquí una es de Georgia (Europa Oriental) y Rumanía. Se mezclan las razas, y el drama personal que nos une; como la separación de familias hace que, nos estrechemos y creemos amistad que sabemos que durará para toda la vida.

Como he dicho no fue fácil hacerme un hueco aquí, he conocido a gente muy hipócrita que te ponen buena cara por delante y por detrás te clavan el hacha. (y no es una frase hecha) he pillado in fraganti  a personas burlándose de mí por no hablar bien el idioma. He aguantado ese típicos tópicos de: –Los españoles sólo saben echar la siesta y tomar cerveza en el bar- -les da igual el trabajo por eso están en crisis-. Me he cruzado con mucha gentuza y mi consejo és: Si os disponéis a mudaros de país no confiéis en el primero que os tienda la mano, puede estar deseando cortártela. Y ser fuertes, por supuesto, no tiréis la toalla a la primera. De esa fase nació mi novela Diablo disfrazado de hombre. Escribir para olvidar, escribir para desahogarse, escribir para superar dificultades. Después de ese año escribiendo la novela, durmiendo poco y soñando mucho, puedo decir que estoy en el mejor momento de mi vida, y que escribir ese libro, mudarme a Alemania y conocer a mi prometido es lo mejor que me ha pasado. Conocer a personas malas te hacen ser mejor persona a tí.

schilder-am-hauptbahnhof-frankfurt

Este relato lo escribí hace más de un año pero lo publico hoy, espero que os guste. Nos leemos un abrazo.

tumblr_mvc1xyboH21rchyjto1_500

Confiando en el karma

Hoy he tenido otra de mis pesadillas, aunque esta no parecía tan real como las que llevo teniendo lo que va de año.

Mi cuerpo yacía sobre la tierra, me preguntaba; ¿Qué hago aquí? Empezaba a correr buscando un techo donde refugiarme. Seguía lloviendo, como toda la noche, lo recuerdo porque la tierra estaba mojada y el bosque tenía todos los aromas mezclados, ese increíble olor que da la naturaleza cuando sus entrañas se riegan.

Encontré refugio, una caseta vieja construida seguramente antes de que yo naciera, ahí estaba él de nuevo, dentro de la casa sentado en un sofá tapizado de flores, riéndose y señalándome, le vi desde la ventana, eché de nuevo a correr, esta vez poco me importaba la lluvia ni el frio, deseaba llegar a casa, con mi familia, arroparme con el calor de la gente que me quiere y no volver de nuevo a este lugar. De repente mis ojos se han abierto, asustada me levanto de la cama y soy consciente de que aún estoy aquí y que ésta tarde tendré que ver al hombre de mis pesadillas de nuevo en el trabajo.

Tengo veinticuatro años y vivo en la gélida Alemania, trabajo de camarera por las tardes. Al principio todo me parecía nuevo, bonito, solía pensar que vaya giro estoy dando a mi vida, si me va bien puede que me quede en ésta ciudad para siempre, ¡ni mucho menos! Pienso ahora.

Ha llegado el momento en el que todo se vuelve insostenible, en cada fallo que hago hay un hombre que me grita con voz alta y perturbadora al oído, que me señala cuando digo algo y se ríe de mi acento, me trata como a una perfecta inútil y  no hay día que no escuche el típico tópico sobre los españoles, tales como: “los españoles solo quieren fiestas y siestas”, “¿Cómo van a levantar el país si son unos vagos?” “Los alemanes somos mejores en todo”

Me he mirado en el espejo y me he visto a mí misma, con los ojos hinchados y rojos, maldiciéndome por tener que ir esta tarde a trabajar, porque si no fuera le estaría dando la razón a ese mal nacido. Suelo consolarme repitiéndome que el karma se vengará por mí.

Me ducho, me peino, me cubro el rostro con todo el maquillaje que encuentro para que nadie note que lloré otra vez, me siento segura, aunque yo soy insegura por naturaleza. Cojo mi bolso y mi bicicleta que me llevará al trabajo un día más. Me fumo un cigarro en la puerta del personal antes de empezar, escucho sirenas de ambulancia de fondo, retumban a medida que se acercan, aparcan delante de mí, enciendo otro cigarro para no perderme este acontecimiento, me piden paso y entran al restaurante con prisa y estresados ¡alguien está muriendo adentro! , sigo fuera a la expectativa de ver quién es y ahí está, el hombre de mis pesadillas ha sufrido un infarto, no quiero ser insensible pero he esbozado una sonrisa sin darme cuenta, he pisado mi cigarrillo con fuerza y entrado a mi puesto de trabajo más alegre que nunca.

El karma ha hecho su trabajo. Sobrevivirá, pero cuando vuelva, volverá más humilde y menos cabrón.

——————————————————————————————————————-

 

Por desgracia es realidad, me he sentido víctima de un energúmeno durante mis primeros meses en Alemania, no dejé todo y me largué, busqué otro trabajo en el que soy más feliz y sonrío.

Antes de comenzar el viaje de la venganza, cava dos tumbas.

Proverbio.

 

Anuncios

1 thought on “Destino

  1. Si en aquel momento hubieses tirado la toalla, ahora no tendrias lo que tienes ni estarias donde estas !

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close