Vacaciones de verano

Con el tiempo, todos los viajes terminan en el mismo lugar, en casa.

Chris Geiger

Buenos días, hoy escribo desde España.

El día ha amanecido nublado y las gotas de lluvia amenazan, así que aprovecho para ponerme  al día y escribir una nueva entrada.

Ya noto como poco a poco me entristezco cuando alguien me pregunta: ¿Cuándo te vas?. El jueves pongo rumbo de nuevo a Germany, acaban las vacaciones de verano que tanto ansié y empieza el trabajo y la rutina de nuevo. Algo que no me disgusta, pues (como en casa en ningún sitio). Os hago partícipes con algunos en momentos en Mallorca.

En las vacaciones, los ricos van a ver el mundo; los pobres van a ver a sus padres.

Mokokoma Mokhonoana

 

14 de febrero.

Catorce de Febrero, el día más romántico del año, el día que los amantes se juntan para amarse de nuevo.

Elena tenía dieciséis años cuando empezó a trabajar para Mercedes, ésta, necesitada y a la vez tan orgullosa no permitía que alguien le dijera que la ayuda le vendría bien. Cabezona pero conocedora de su avanzada edad y de su fuerza inexistente contrató a la joven Elena, llena de vitalidad y energía, dulzura y gracia, le traería a su casa la juventud y alegría de la que tanto carecía.

Elena se hacía cargo del jardín, las tareas de la casa sin embargo lo más importante era hacer compañía a Mercedes, viuda y sin hijos. Ya no era una persona sino un trasto viejo más, así se sentía ella, sola y sin vida, triste y expectante, permanecía sentada esperando la muerte y el momento de reunirse con el amor de su vida, ése que el destino una vez le robó.

Pasaban los años, uno tras otro, el verano maquillaba la casa con flores y frescos aromas que ocultaba la soledad que se escondía tras aquellas paredes empapeladas, el invierno traía con él el frio y la tristeza sin embargo para Mercedes era la mejor época del año.

Llegaba el 14 de febrero, y, como cada año Elena tenía libre, era extraño pues Mercedes no quería que el día 14 de aquel mes estuviera allí, esta vez era diferente, la joven Elena paseaba por el centro de la ciudad cuando se cruzó con ella, una mujer totalmente diferente a la que ella cuidaba cada día, ésta estaba maquillada, sus labios eran de color rojo y sus pómulos rosados, llevaba un vestido color blanco y un abrigo de piel negro, no saludó, evitó a Elena y giró la calle, diciéndole sin palabras que no se acercara.

Eran las 20:00, la casa estaba llena de rosas rojas, las velas alumbraban todo el comedor, la mesa estaba puesta para dos y un olor exquisito de la cocina invadía el hogar, Mercedes, sentada en la mesa sonreía por primera vez y hablaba.

-Cariño, ya son las ocho, ven, ven a cenar, la cena está lista.

Elena, escéptica, incrédula, tras la ventana, fue testigo por primera vez del secreto mejor guardado de Mercedes, era el día más romántico del año , el día en que los amantes se juntan para amarse de nuevo y así era para Mercedes, se arreglaba y sonreía para recibir de nuevo la visita de su amor el 14 de febrero.

Que pasen un buen día.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close