Traición

punal

Para creerse infiel es preciso creerse amado.

Jean-Baptiste Racine

Buenas noches a todos desde Alemania.

Hoy me pasa lo mismo que la semana pasada, escribo este post antes de irme por fin de vacaciones!!!! Por fín llegan mis merecidísimas y esperadísimas vacaciones a mi isla, empezarán el miércoles pero como no voy a parar de hacer cosas, dejo esto hecho.

Este post es bastante especial, como todos los que escribo, por lo menos para mí. Hoy en particular escuché una historia que me dejó durante unos minutos en estado de schock, tragué saliva, respiré y lo asimilé. Siempre suelo empatizar mucho con los dramas ajenos, me pongo muy mucho en el lugar del otro y pienso que haría yo en su lugar. De un drama nació la historia de  VALERIA, el personaje protagonista de mi libro, Diablo disfrazado de hombre. Después de darle muchas vueltas al tema y preguntarme, ¿en qué cojones piensa la gente? me metí en internet, (como siempre) y me puse a investigar. Os dejo lo que he descubierto, no tiene desperdicio.

Bien, aunque os parezca increible, hay miles y miles de maridos que cada día son infieles a sus mujeres con las hermanas de estas. En cada rincón de nuestro país, hay una mujer que sabe que su marido se la está pegando con su hermana, con una amiga o con una colega del trabajo. Muchas no quieren darse cuenta, otras no saben a quién contarlo y no saben que hacer, y otras (para mí las más inteligentes) tiran todas sus pertenencias por el balcón.

 

http://www.conocermeycomunicarme.com/10-cosas-que-no-debes-hacer-si-tu-esposo-te-es-infiel/

Visita este link para saber lo que NO hay que hacer si tu marido/novio te es infiel.

Os dejo con el relato de hoy.

Morir matando

https://secure.static.tumblr.com/93b0ff367716a6f2de3a7a350c43769a/mllpjtf/aplnlp42c/tumblr_static_1d8q0pihy2kkcc4w4ssgwsw04_640_v2.jpg

Se dirigía hacia ella con paso firme pero cauteloso, convencida y dispuesta, matarla era su objetivo. Con premeditación y alevosía, esperó a que el reloj marcara las 4:00 am para entrar por la puerta de atrás, la de la cocina, la que ella misma por la tarde habría dejado abierta, caminó por el pasillo del apartamento, la habitación de Sonia era su destino. Giró el picaporte metódicamente y se adentró en el cuarto de su enemiga, miraba las fotos perfectamente colocadas en los marcos artesanales que Sonia acostumbraba hacer, en algún instante de aquel momento se arrepintió.

Hacía más de siete años que Marina  se casó, en sus votos decía entre lágrimas:

Prometo ser fiel, acostumbrarme a tus defectos y llamarlos virtud, te daré mi alma y mi cuerpo, mi corazón será tu hogar y el lugar en el que te refugies cuando tengas un mal día, te querré por encima de todo y de todos.

Sonia lloraba en primera fila y Marina poco sabía en aquel momento de la persona con la que se casaba.

Pasaba las noches esperando a que su amado volviera junto a ella, a dormir en la habitación que tantas madrugadas fue testigo del ansiado deseo que sentían entre ellos, pero este, despreocupado, dejó de aparecer con el tiempo.

Fue una tarde de marzo cuando Marinaa visitó a Sonia para narrar su historia, contar que su matrimonio se hundía y que pensaba divorciarse, esta esbozó una sonrisa que la delató. Intentando simularse triste, interpretando el papel de su vida le pidió que lo pensara mejor, Diego era un buen hombre.

Marina  no era estúpida aunque lo aparentaba, su cabello rubio y mirada angelical daban esa impresión. Se fue por la puerta de atrás, la de la cocina, ya anochecía y esta con total picardía y astucia colocó un paquete de pañuelos bajo la puerta dejándola entre abierta.

Enfurecida, celosa, rabiosa e irritada volvía a casa para una confesión, dos horas después y conocedor del plan de Marina, Diego lo confesó todo, admitió que había tenido una relación con Sonia, su hermana pequeña. Fue entonces cuando Marinaa a sangre fría le metió dos tiros en la barriga a su marido, con la misma pistola que este utilizaba para atrapar criminales, así acabó con su vida, con su infidelidad y su propio sufrimiento, vengándose de la manera más cruel y atroz.

Se encontraba junto a la cama, contemplando embelesada su belleza, miraba las fotografías en las que parecían felices. Con un beso en la frente, un perdón mudo y un te quiero con voz abatida, desapareció su alma en la penumbra y dejó su cuerpo a los pies de Sonia.

 

El suicidio sólo debe mirarse como una debilidad del hombre, porque indudablemente es más fácil morir que soportar sin tregua una vida llena de amarguras.

Goethe

Espero que os haya gustado.

También ya que estoy hago un poco de publicidad y os recomiendo mi novela, Diablo disfrazado de hombre. Lo podéis comprar en AMAZON.

Que paséis una buena semana!!!!

 

libro-diablo-2

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close